Posteado por: cibercapellania | julio 25, 2009

Misioneras de Jesús Verbo y Víctima

 

Estos días he estado por Caraveli, provincia ariquepeña mas conocido como “El jardín del sur”,  allí existe un gran centro vocacional. Me refiero a la “MISIONERAS DE JESUS VERBO Y VICTIMA” una congregación con menos de 50 años de fundación y que cuenta con más de 400 religiosas que trabajan en el Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay,  y otros lugares del mundo.

Es un lugar para valientes, para aquellas jóvenes que buscan el verdadero sentido a su vida, para aquellas que no se quieren quedar con lo accidental, sino que buscan en lo profundo. Son variadas como las flores de un jardín. Pero todas llevan una misma savia: el amor de Cristo.

 

 

¿Quiénes son?

Son religiosas, cuya congregación fue fundada por Monseñor Federico Kaiser en 1961 y que desde 1982 es de derecho pontificio.

Trabajan en lugares donde no hay sacerdote, donde la gente es más olvidada, alivian el abandono, mitiga el hambre de pan y de Dios, realizando estas labores:

  • Enseñando las verdades religiosas.
  • Administrando bautismos.
  • Celebrando la Liturgia de la Palabra.
  • Administrando la sagrada comunión.
  • Asistiendo matrimonios.
  • Atendiendo enfermos y moribundos.
  • Asistiendo velorios y dirigiendo entierros.
  • Formando y guiando catequistas.
  • luchando contra la ignorancia y el pecado.

 

Algunas se capacitan técnicamente como enfermeras, obstetrices y dentistas.

También enseña a la gente:

  • Educación familiar, costura, tejidos, etc
  • Pequeñas artesanías.
  • Primeros auxilios
  • Alfabetización
  • Combaten el alcoholismo y el cocaísmo.
  • Por ello la formación abarca un año de postulantado, dos años de noviciado y tres de juniorado.
  • La Biblia tiene en la formación un sitial céntrico y de preferencia, es la fuerza de la vida espiritual.
  • Se ha dicho de ellas:
  • “DONDE TERMINA UNA CARRETERA ASFALTADA, ALLI EMPIEZA LA LABOR DE UNA MISIONERA DE  JESUS VERBO Y VICTIMA”

 

La vocación de estas mujeres es fundirse con Dios, cada paso que dan dejan unas huellas imborrables, por que todos sus actos llevan gravados a fuego la impronta del Amor. Tal vez este ejemplo nos ayuda a entenderlos.

Érase una vez un muñeco de sal. Había andado mucho por cálidas tierras y áridos desiertos. Un día llegó a la orilla del mar. Nunca había visto el mar; por eso no acertaba a comprenderlo.

–         ¿Quién eres? Pregunto el muñeco.

–         “Yo soy el mar”, respondió éste.

–         “Pero… ¿qué es el mar?”, volvió a insistir el muñeco de sal.

–         “Yo”, respondió el mar.

–         “No lo entiendo”, musitó tristemente el muñeco.

–         Luego, añadió:

–         “Me gustaría mucho comprenderte. ¿Qué he de hacer?”.

–         “Es muy sencillo: tócame”, le contestó el mar.

–         Y tímidamente el muñeco de sal tocó el mar con la punta de los dedos de los pies. Comenzaba a comprender el misterio del mar…

–         Pero de improviso se asustó al darse cuenta de que las puntas de sus pies habían desaparecido.

–         “Mar, ¿qué me hiciste?”, preguntó llorando el muñeco de sal.

–         “Me has dado algo para poder comprenderme”, contestó sencillamente el mar.

–         El muñeco de sal se quedó largo tiempo pensativo… luego comenzó a deslizarse lenta y suavemente en el mar, como quien fuera a realizar el acto más importante de su vida de peregrino. A medida que entraba en el agua, se iba deshaciendo, diluyendo… poco a poco … Al tiempo que seguía preguntándose:

–         ¿Qué es el mar, qué es el mar?…  Hasta que una hola lo absorbió por entero.  En ese momento final, el muñeco de sal hizo suya la respuesta del mar: “Soy yo. Yo soy el mar”.

 

La vocación produce una conversión, un  cambio de vida. Ojala que el amor de Dios prenda en muchos corazones valientes y generosos que le sigan sin reservarse nada.

 

 

Querida joven:

 Puede ser que en tu alma asome el pensamiento de ser una de ellas. Tal vez estas por terminar o ya ha terminado la secundaria o ya tiene alguna carrera profesional. Podría ser que Dios te llama, ¿No te gustaría aliviar la miseria espiritual y temporal de nuestros hermanos mas abandonados?

 

¡PONGASE EN CAMINO CON CONFIANZA Y FE!

 

La vocación religiosa es una preciosa perla. Le va a costar sacrificios, tal vez no pequeños, pero recuerde: las santas mujeres en la mañana de Pascua se acercaban al sepulcro del Señor, se preguntaban cómo remover la ingente piedra que lo cerraba.  No se les ocurrió solución a su problema. Sin embargo, ellas seguían adelante. Y el Señor resolvió milagrosamente su dificultad. Cuente con Dios y su poderosa gracia. El nunca ordena algo imposible. Y donde abundan las dificultades, allí sobreabundan las gracias auxiliares.

 ¡Lo decisivo es ponerse en camino con esta confianza y fe!

 

Si desea mas informes diríjase a:

 

CONVENTO CENÁCULO

Caravelí – Via Chala

Perú.

 

CONVENTO SANTA TERESA

Los Albaricoques 289

Lima 12

Perú

 

Teléfonos: 4363193 –  4356599

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: