Posteado por: cibercapellania | diciembre 9, 2012

“Acudimos donde no hay sacerdotes”

Ayuda material y espiritual: las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima en Iberoamérica 
20 de noviembre de 2012 AIN.- Desde las montañas hasta las tierras bajas de la selva tropical: las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima viven y trabajan en los lugares más remotos y aislados de Iberoamérica.
Estas religiosas se ocupan de personas a las que nadie visita, de los necesitados y olvidados de Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Perú. En la actualidad, hay más de 400 Hermanas activas en 38 misiones que ellas llaman “patmos”, en referencia a la isla griega en la que vivió desterrado el apóstol San Juan. Desde los centros misioneros, las religiosas realizan desplazamientos, en coche o a pie, de horas o, a veces, días de duración, para visitar los poblados más remotos, pequeñas colonias o a familias aisladas.
Así se lo explica la Hna. María Immaculata a la fundación católica internacionalAyuda a la Iglesia Necesitada. La religiosa especifica: “Acudimos a donde no hay sacerdotes y a donde estos no acuden durante meses y años; a lugares de hasta 5.000 metros de altitud y más. Ayudamos a quienes no reciben ningún tipo de ayuda”.
 
En Caravelí, una pequeña ciudad de la región de Arequipa, en el sureste de Perú, la orden gestiona un centro de formación. La localidad cuenta con 35.000 habitantes y está a 1.700 metros de altitud. En 1961, el primer Obispo de Caravelí, Mons. Friedrich Kaiser, fundó junto con la Hna. Wilibrordis (cuyo nombre civil era Therese Bonefeld) la orden de las Misioneras de Jesús Verbo y Victima. Ambos eran alemanes y pertenecían a los Misioneros de Hiltrup. Su objetivo era que la nueva orden actuara en pueblos donde no había sacerdotes y en zonas de difícil acceso sin médicos, farmacias ni ambulatorios. Para ello buscaron a candidatas dispuestas a obtener una formación sólida y multifacética: debían aprender la lengua de los nativos, impulsar entre ellos la pastoral y ofrecerles una asistencia médica básica. La idea convenció y la orden creció.
Hasta hoy, estas religiosas se ocupan de todos y de todo: celebran la Liturgia de la Palabra y reparten la comunión; mantienen conversaciones sobre la fe y forman a catequistas; escuchan, consuelan y dirimen disputas. Se ocupan de personas ancianas y enfermas, distribuyen medicamentos y alivian dolencias físicas de todo tipo. Además, ayudan a las parturientas durante el alumbramiento. También son maestras y educadoras, y enseñan a niñas y mujeres a cocinar y coser. Luchan, infatigables, contra el analfabetismo, y también contra el alcoholismo.
Pese a abarcar tareas dificultosas y pese a los largos y en ocasiones peligrosos desplazamientos a pie, estas misioneras tienen garantizado el relevo generacional: aproximadamente una cuarta parte de las 400 religiosas son mujeres jóvenes que “en función de la duración de su pertenencia a la orden son novicias, postulantas o aspirantes”, nos explica la Hna. María Immaculata. Esta peruana pertenece a la orden desde hace 32 años; a los 18 ingresó en ella. Al igual que muchas de sus compañeras, es una persona culta que ha estudiado Filosofía y Teología, Pedagogía y Pastoral, que domina varios idiomas (entre ellos, el alemán) y que ha aprendido a atender a enfermos.
Según las palabras de la Hna. María Immaculata, la vida de estas religiosas es sencilla y se define por el trabajo. Las misiones se mantienen con el cultivo del huerto y la cría de animales, pero para conseguir medicinas, para costear los viajes largos, para comprar ropa y otras necesidades, las religiosas dependen de apoyo del exterior. Una parte proviene de las diócesis en las que trabajan, y también Ayuda a la Iglesia Necesitada las apoya: entre otros, la fundación subvenciona en Perú la formación de jóvenes religiosas y catequistas, y concede ayudas a la construcción, mientras que en Bolivia aporta ayudas a los viajes pastorales.
*** Recuerda que puedes aportar tu donativo para este y otros proyectos deAIN desde aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: