La Biblia: “El corazón de nuestra formación”

Tiene en nuestra formación y en toda nuestra vida un sitial céntrico y de preferencia.

Es Ella, fuerza de nuestra vida espiritual. Es un Tabernáculo que, abriéndolo estamos con Dios, con su palabra y doctrina, sus prodigios y maravillas.

Es Ella, el preferido alimento de nuestra vida contemplativa.

Su meditación nos ayuda decisivamente, para que nuestravida apostólica, sea sólo el desborde de nuestra vida contemplativa.

Los misioneros, como ministros de Cristo, deben estar nutridos “con las palabras de la fe y de la buena doctrina” (1 Tim 4,6) que beberán ante todo en las Sagradas Escrituras.

Es Ella, fuente que nos brinda el material para poder anunciar la verdad salvadora y la sabiduría de Dios, siendo nuestra vida esencialmente apostólica y determinada por las palabras bíblicas: “Id y Enseñad” (Mc 16,17).

Responses

  1. Que hermosa manera de hablarnos de la palabra de Dios vivo, de su amor, de su fortaleza. Amen…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: